Las relaciones y la confianza se forman en las pequeñas cosas.

Simon Sinek

Resumen

Hay mucha comunicación dentro de un pase. Al aplicar cierta intensidad/velocidad y al elegir la distancia del pie del receptor a donde ejecutamos el pase estamos enviando muchas señales no verbales a mi compañero.

Esto explica en parte por qué parece ser que muchos mediocentros tienen el pleno control del partido: a través de elementos muy sutiles asociados a un pase (velocidad, precisión, momento para darlo), ellos resuelven situaciones de juego; a través del pase, ellos eligen qué quieren que suceda después.

El análisis se centra en el pase diagonales/verticales en las salidas de balón (y tiene su fuente de inspiración en los grandes compañeros de Spielverlagerung, analizando el recurso del pase vertical en la salida de balón), pero puede aplicarse a otras situaciones de juego.

 

Enviar señales a través del pase

Existen elementos muy sutiles asociados a un pase que llegan a determinar las situaciones de juego: con qué fuerza lo doy, a cuál de los pies del receptor, en qué momento, etc. Estas características del pase suelen pasar desapercibidas en muchos entrenamientos, pero muchas veces es justamente por estas variables que ciertos conceptos tácticos no llegan a poder materializarse.

Existen elementos muy sutiles asociados a un pase que llegan a determinar las situaciones de juego: con qué fuerza lo doy, a cuál de los pies del receptor, en qué momento, etc.

El pase es la forma no verbal de hablar entre los grandes futbolistas. Mediante el pase, el emisor  (normalmente con mejor panorama de la situación) le está avisando al receptor cuál sugiere que debería ser la jugada siguiente.

Algunos ejemplos (de miles de combinaciones posibles) donde el tipo de pase comunica la siguiente jugada son los siguientes. La situación elegida es el pase vertical que muchas veces suele darse al jugador que intenta generar una línea de pase vertical en la salida de balón.

Cabe aclarar de que no se trata de verdades absolutas ni 100% efectivas. Cada situación de juego tiene sus matices, es única y prácticamente irrepetible.

Hacer click en cada item para ver el detalle.

Para Tercer Hombre: No tenso, al espacio.

El uso correcto del Tercer Hombre, sobre todo en la salida de balón, suele depender lógicamente de un adecuado manejo de los espacios y distancias entre compañeros.

 

Para jugar con Tercer Hombre, un pase demasiado tenso y al pie al segundo hombre impediría que este pudiera descargar cómodamente para el hombre libre.

Un elemento inocuo pero importante es la forma en la que el primer hombre (con balón) le comunica al segundo hombre (quien pivotea) que debe jugar con tercer hombre. Esta forma es a partir de un pase no tan tenso y no al pie, sino al espacio por delante del receptor. De esa manera, la señal es más nítida: una marca está muy pegada a vos, no te des vuelta, te estoy brindando un contexto adecuado para que seas vos (y no yo) quien puedas jugar con el hombre libre.

Para Girar: Pase tenso, al costado del pie.

En momentos de presión, donde la velocidad de ejecución interesa al máximo, la comunicación no verbal resulta clave. Con una marca férrea, podemos indicarle al jugador que se encuentra de espaldas que la zona por detrás suyo aparece liberada. Y también, podemos facilitarle la maniobra otorgándole un pase que lo ayude a encontrar esta zona. Esto suele ser aquel golpeo tenso, con fuerza y al lateral de su pie, el asociado a la zona liberada (que permita mediante un toque poder girar armónicamente).

 

Un pase tenso pero al costado del pie del jugador suele indicar que existe una zona libre de oponentes por detrás.

Para Aguantar: Pase tenso, al pie.

Un pase tenso, fuerte, al pie del jugador suele indicar que quien se encuentra pivoteando debe aguantar y proteger el balón con el cuerpo, para la posterior llegada de los apoyos. Suele ésta ser la última opción de las preferidas, pero ciertamente posible en contextos de mucha presión rival.

 

Un pase tenso al pie del receptor suele indicar que existe peligro, y que el mismo debe proteger el balón con su cuerpo hasta la llegada de los apoyos.

 

No resulta ilógico, entonces, ver la obsesión de Thomas Tuchel en los entrenamientos por ver que sus jugadores ejecutan el pase “que hay que dar” (siendo el pase “que hay que dar” no únicamente el correcto destinatario).

Un video de 1 minuto (copyright allas FCB) que resume lo que sigue a continuación es el siguiente. Prestar atención a los diferentes pases de Umtiti (para no ser repetitivo con los ejemplos clásicos de Busquets, Weigl, etc.).

  Descargá AFA 360, un modelo de formación para el fútbol argentino


About the author Julián Genoud rotate

Ex Google | Real Madrid Youth Academy (Tactical Analyst & Administration of Academy) | Master en Dirección de Fútbol (Real Madrid)| Follow me on Twitter & LinkedIn (@juliangenoud). Escribime a juliangenoud-at-gmail.com